viernes, 24 de diciembre de 2010

Navidad, expresión perfecta de AMOR

martes, 30 de noviembre de 2010

Enamorarse y Amar... seguimos

"Cuando amamos, vemos más allá de lo que se ve, en el amor los canónes estéticos pierden valor"

Enamorarse es amar las coincidencias, y amar, implica enamorarse de las diferencias. Esto quiere decir que cuando uno está enamorado proyecta su propia imagen y elabora su "hombre o mujer ideal "(porque se parece a él o ella). Entonces el enamoramiento no llega a ser un sentimiento compartido pues no hay con quién compartir, salvo la propia imagen de uno mismo. Experimentamos locura súbita y exaltación inevitables. El amor, en cambio es algo procesado, difícil, pensado, más duradero y menos turbulento (J. Bucay). Siempre hay que trabajar duro para sostenerlo.

Cuando uno se enamora desborda pasión, tiene impulsos intensos, súbitos, placenteros. Al despertar del sueño pasional, es como si a uno le hubieran quitado vendas de los ojos y ve por primera vez las diferencias y lo que no le agrada del otro. Como antes el otro se parecía a nosotros era difícil discutir, pero lo era ambién reconocer su verdadera existencia. Recién ahora uno se descubre acompañado. Corresponde buscar las diferencias e intentar unirse a través de ellas, no como antes cuando solo nos unían las semajanzas. Claro, solo uno sabe cuándo en realidad se produce el encuentro de las almas.

Welwood dice que el amor verdadero existe cuando amamos por lo que sabemos que esa persona puede llegar a ser y no solo por lo que es. Por eso, si la pareja está formada o por formarse, lo ideal parece ser el aprender a andar del enamoramiento al amor una y otra vez, con paciencia y creatividad, pero sobre todo, con fe. 

Llegar al amor verdadero es el trabajo de toda una vida, te puedes cansar pero definitivamente vale la pena cansarse para descubrir la fuente inagotable de amor que está dentro de ti y compartir esa felicidad con otro que ha logrado descubrir lo mismo.


lunes, 1 de noviembre de 2010

Enamorarse y Amar... dos cosas distintas

Seguimos con el tema que iniciamos entradas atrás. Apoyándonos en los escritos de Jorge Bucay y Silvia Salinas (Amarse con los ojos abiertos) iremos construyendo las ideas-fuerza en torno al enamoramiento y el amor.

Tal vez cuando ligamos la felicidad con la expectativa por el vínculo de pareja, ocurre que estamos dejándonos llevar por el enamoramiento y sus efectos de ilusión. Efectivamente, cuando el encuentro es pasional, desbordante, incontenible e irracional, estamos enamorados, por lo cual casi todo el tiempo sólo pensamos en  la persona de quien nos enamoramos y en la alegría de lo que estamos viviendo.

De todos modos, este estado no es prolongado, sino todo lo contrario, no obstante, se inscribe como un recuerdo que sostiene una relación y que es posible recrear cada cierto tiempo.

Con el transcurrir del tiempo, en unos meses, nos invade la realidad y es entonces que pueden ocurrir dos cosas: o todo termina allí o, se empieza la construcción de un nuevo camino juntos, de a dos.

Cuando uno se enamora en realidad no ve al otro, sino que  el otro es como una pantalla en la que se ve reflejado, es decir, observa el propio reflejo, con sus aspectos idealizados.

Los sentimientos, a diferencia de las pasiones, son más duraderos y están anaclados a la percepción de la realidad externa. Por eso, cuando la construcción del amor empieza  se puede ver al otro, descubrir al otro. Es precisamente en ese momento en que el amor reemplaza al enamoramiento.

Después de haber atravesado el momento inicial del enamoramiento, comienzan a salir a luz las peores partes de uno, los mismos que también proyectamos en la pareja. Es por tal motivo que amar a alguien es un gran desafío, el que busca deshacer aquellas proyecciones para relacionarnos verdaderamente con el otro. Este proceso no es nada sencillo, pero es una de las cosas más hermosas que ocurren o que ayudamos a que ocurran.

Entonces, cuando hablamos del amor estamos entendiendo que nos importa el bienestar del otro. Nada más y nada menos. El amor, como el bienestar, nos invade el cuerpo y el alma y se afianza cuando puedo ver al otro sin querer cambiarlo.

Antes que importar la manera de ser del otro, importa el bienestar que  se  siente a su lado,  asimismo, su bienestar al lado nuestro. 

El placer de estar con alguien que se ocupa de que uno esté bien, que percibe lo que necesitamos y disfruta al dárnoslo, eso hace el amor.

http://www.youtube.com/watch?v=4N1iwQxiHrs

jueves, 28 de octubre de 2010

Enamorarse...poema II


CONTIGO


No te das cuenta
Pero estoy contigo, allí.
Allí.

Sin incomodar.
Sin esperar.
Sin pedir.

Bajo el cuello de tu camisa,
En tu cinturón.
Y en las canas de tu barba
Que no podrás quitar.

No me sientes
Pero estoy contigo, allá.
Allá.

Sin molestar.
Sin juzgar.
Sin pedir.

En el centro de tus ojos,
En tu clavícula.
Y en las bastas de tus pantalones
Que no podrás echar.
Y estoy contigo.
Contigo, ya.

Creando.
Viviendo.
Amando.

Estoy contigo en este orgasmo.
Más allá de la piel,
Pero, imaginándola.
Más allá del deseo,
Pero sintiéndolo.

Más allá de la limitación del cuerpo.
Sintiendo tu alma
En mi alma.

Estoy contigo.
Sonriendo en colores pastel.
Cantando en rojo profundo.
Besando estas líneas
En negro y blanco…

Imaginando mi vida,
Contigo,
En azul.

TRIUXDI

domingo, 17 de octubre de 2010

Enamorarse...poema

TE AMO ASI



Te amo tanto
Y te lo digo así,
Como canción y poema de niña,
De mujer grande que dice esto sin pensar más,
Sólo sintiendo.

Y digo “te amo”
Algo tan simple y tan eterno,
Como el impulso de cada nota que toco en estas melodías sin final.

En mis días,
Estos días que no tienen más infinito que lo que siento que soy por ti,
Hoy.

Llegaste.
Me diste todo.
Sin darme casi todo.

Y tu imagen canta a los ojos de mi mente
Los episodios, las pinturas de nuestras andanzas, ayer.


De tus charlas, tus relatos,
De tu vida y la mía,
En ti.


Entonces, miro tu alma y cojo tu corazón.
Te abrazo y te beso en el sinfín de tus días sin amor.
De tus días amados y anhelados, del pasado y el porvenir.

Y, ahora, sonrío como niña con su manzana azucarada.
Ya no lloro más, ya no lloro más.
Y, ahora, río como si no existieran las mentiras ni el dolor.


Es que te amo y te amo;
Y siento que sólo te amo
En mi corazón.


En mis costillas y en mi clavícula heridas;
En mis órganos y en mis cicatrices todas,
De ayer y hoy.

Se acabó para siempre la pena y la cabeza sin ombligo.
Se acabaron mis tristezas de color carbón.
Se acabaron los jinetes de recuerdos, de pesadillas futuristas;
Seguro que sí. Que sí.


Es ahora, sólo ahora,
Que llevo tus niñas en las mías, intensos manjares de miel.
Llevo, en mis muñecas, tus tibios pulgares amantes.
Llevo en mi pecho, el tuyo,
Cálida almohada sin fin.


Llevo en mi cuerpo toda la magia de tu olor.
Y en mi cara y en mis labios, tus besos de amor;
Y, en mis manos y, en mi cuerpo, llevo todo de ti, ya.

Llevo lo que fuimos, caminando en nuestro encuentro, más allá.
Y, es entonces que se quedan tus palabras:
“Ladrillo a ladrillo”
Construyendo mi alma colorida hasta hoy.


He sacado todas las raíces marchitas, podridas.
He quitado las piedras, con paciencia desconocida y sin dolor.


Y cada día, entonces, solo pienso y te siento,
Limpiando mi vida, limpiando mi alma por tu amor.

Te amo y ya no hay palabras.
No las hay.


Ya no hay cosa, ni planta, ni sonido que pueda entender cómo.
Y es que no hay vida ni muerte que entienda esto que siento hoy.


Y me da rabia este lenguaje que limita
Pero, de pronto, ya no existe la rabia en mí.

Entonces, ocurre
Que escribo y escribo
Como quisiera escribir toda la vida
Por amarte así.


Y sé que faltarán los versos
Porque faltan los minutos y las horas
Faltará mucho,
Faltará tanto,
Pero mi amor está aquí,


Sigue estando,
Calmado,
Alocado y feliz.

Y entonces veo que estoy sentada
Escribiendo de amor
Sintiendo amor
Respirando amor
Comiendo amor

Con amor,
Sin dolor.


Amor de amor.
Amor con amor.
Amor para amarte,
Amor.


Y es, entonces,
Que me amo infinitamente
Como te amo a ti,
Ahora.
Ya.


TRIUXDI



 

sábado, 16 de octubre de 2010

Enamorarse

¿Cómo estás ahora? ¿Cómo estás en esta primavera?
Yo estoy dando y recibiendo mucho amor. Después de mi accidente, me ha venido mucho vida, el reencuentro con amigos y amigas del ayer, de hoy y, nuevos amigos y amigas que, con los demás, serán el sostén afectivo para el mañana.
También asomó el enamoramiento, siempre súbito y breve, pero intenso.
Iré compartiendo algunos poemas y,  después, empezaré a escribirles sobre maneras de entender el enamoramiento y el amor...tarea por demás compleja, pero inmensamente atractiva. Serán pinceladas tal vez, pero haremos el esfuerzo de que estén  llenas de color y textura compacta.


Letras para una canción de primavera

Gracias
Porque he amado una vez más la vida,
Por las letras y canciones sumergidas,
Por los silencios dormilones,
Por las entregas sin estampilla.

Por los pensamientos que quedaron en tu fuente,
Por la ausencia presente,
Por la presencia de lo ausente,  de lo extrañado…
Y  por haberte  extrañado en tiempo pasado y presente.

Gracias
Porque sólo subí  a tus ojos,
Para ver las huellas de luna y sol.
Porque sólo miré tus palabras,
Para ver si podían bailar con las mías
Una melodía de azahar y mar.

Por las sonrisas infinitas,
Por las sensuales caricias de tu olor,
Por  tus brazos que me amaron sin tocarme,
Por tu mente distraída que me bebió sin mirar mi pudor.

Triuxdi

domingo, 10 de octubre de 2010

Perdonar - última parte

Regreso hoy, un día muy especial: 10 del 10 del 2010. Esta es una fecha y una oportunidad particularmente aleccionadoras para practicar el perdón en mi vida. Desde hace un tiempo, parece ser que lo que deseo escribir y voy escribiendo tienen una mucho más profunda conexión con lo que voy viviendo y experimentando sin haberlo intuido -algo muy extraño - supuesto, o soñado. Digo eso porque si la vez pasada había relación entre el tema y mi accidente , hoy, la hay entre el tema y una decepción. En fin, nada es casual, así que aprovecharé esta circunstancia para terminar el tema del perdón (es un decir, pues este tema no termina mientras hay humanidad).

Comparto mi comprensión y textos de las fases que propone Clarissa Pinkola.
Las cuatro fases del perdón:.
1- Apartarse, es decir, dejar correr. Se refiere a la necesidad de apartarse por un tiempo, dejar de pensar en aquella persona o hecho que provocaron la ofensa. No significa dejar todo de lado, sino soltar para descansar y evitar o aminorar el agotamiento y podremos fortalecernos y disfrutar de las otras cosas felices de nuestras vidas. Se trata de una actitud buena, acertada y saludable que nos prepara para renunciar al cobro de la deuda que luego acompañará al perdón. Será menor el acoso de las lesiones del pasado si la psique recibe un bálsamo suavizante y sabe que más adelante se atenderá la cuestión que ha causado dichas lesiones.

2- Tolerar, es decir, abstenerse de castigar. Se entiende como no pensar, refrenarse, condensar la cuestión en un lugar determinado para que no se desparrame. No significa quedarse inmóvil, ciego, muerto ni perder la vigilancia defensiva; sino, contemplar la situación como  cierta benevolencia y ver cuál es el resultado.
Importa mucho cultivar la paciencia, soportar, canalizar las emociones; de este modo, se va forjando una persona valiente, se va saboreando estas poderosas medicinas. Es importante practicar y practicar para llegar a la experiencia purificadora. Puedes abstenerte de hacer comentarios de carácter punitivo, de comportarte con hostilidad o resentimiento. El abstenerse de aplicar castigos innecesarios, fortalece la integridad de la acción y del alma.

3- Olvidar significa arrancar de la memoria, negarse a pensar, soltar la presa, sobre todo de la memoria. No significa comportarse como si el cerebro hubiera muerto, sino de un olvido consciente que equivale a dejar ir el acontecimiento, no insistir en que este se mantenga en primer plano, sino dejar que abandone el escenario y se quede en segundo plano.
Nos negamos a evocar o recordar las cuestiones molestas.. El olvido es un esfuerzo activo, no pasivo, pues implica no entretenerse con ciertas cuestiones, no darles vuelta, no irritarse con pensamientos, imágenes o emociones repetitivas. Significa abandonar copnscientemente las obsesiones, perder de vista el objeto de nuestro enojo, no mirar atrás y ver el nuevo paisaje con nuevas experiencias en las que pensar. Este olvido no borra el recuerdo, pero entierra las emociones que lo rodeaban.

4- Perdonar, o dar por pagada la deuda. Hay muchos medios y maneras de perdonar una ofensa a una persona, comunidad o nación. El perdón "definitivo" no es una redención, sino una decisión consciente de dejar de lado el rencor, perdonar una deuda y abandonar la determinación de tomar represalias. Cada quien decide cuándo perdonar y cómo. El perdón es la culminación de todo lo precedente. Una forma muy profunda de perdón consiste en no excluir al otro, en dejar de mantener distancias, ignorar o comportarse con frialdad o mantener actitudes falsas o condescendientes. El perdón es un acto de creación que puede efectuarse de modos distintos...perdonar de momento, hasta entonces... perdonar para no dar otras oportunidades, para darlas... perdonar totalmente, en parte...uno decide.

Clarisa Pimkola se refiere a la mujer, pero la psique femenina tiene mucho de semejanza con la del hombre, así que cada quien utilice lo que mejor le sirva.

¿Cómo sabe la mujer si ha perdonado o no?

Si es que ella perdonó, tiende a compadecerse de la circunstancia y de la persona en lugar de sentir cólera o sentirse enojada. Comprende el sufrimiento que dio lugar a la ofensa y prefiere mantenerse al margen, no espera nada, no quiere nada. No está atada, nada ni nadie tira de ella para arrastrarla, es libre de ir donde quiera. Tal vez las cosas no terminen como el final de los cuentos de hadas, pero a partir de ese momento con toda certeza tendrá un nuevo "Había una vez".

Hoy empiezo un nuevo "Había una vez" y sigo dando gracias a  Dios por volverme a regalar la vida...



“El perdón es la fragancia que aquella flor deja en el talón que la pisa”

lunes, 13 de septiembre de 2010

Perdonar - Parte III

Pido muchas disculpas, pues , a pesar de haber señalado que esta entrega sería pronto, no fue así. Esta vez ha sido un terrible accidente de tránsito lo que no me permitió cumplir con el ofrecimiento; felizmente voy recuperándome favorablemente, lo cual me permite volver a escribirles.

Justamente, aprovechando esta experiencia dolorosa en mi vida, me esforzaré en ser lo más didáctica posible en el desarrollo de este tema tan complejo que seguiré desarrollando, Dios mediante, en más apartados.

La vez anterior decía, recordando mis lecturas y el análisis de casos específicos, que no se puede pretender perdonar al 100%, al menos eso es casi imposible en las mujeres, salvo en aquellas dignas de beatificación. No digo que los hombres lo logren, sino que me estoy refiriendo a lo que conozco de estudios realizados al respecto. Lo importante es empezar a perdonar y continuar en ese cometido. El llegar a perdonar es una tarea de toda la vida o casi toda, pues se trata de lograr los niveles de comprensión que permitan sanar plenamente. Esto dependerá del dolor experimentado y del temperamento o don de quien debe perdonar.

Se dice que quienes tiene más vitalidad y sensibilidad demoran más en perdonar, pues esas características no permiten pasar fácilmente por alto las ofensas. No serás mala si te cuesta mucho perdonar ni santa si es lo contrario. Cada persona tiene su forma y su tiempo para hacer este proceso.

Pero, ¿qué debemos hacer para sanar realmente? Pues, tenemos que decir nuestra verdad, no sólo nuestro dolor, sino además los daños, la cólera e indignación que se provocaron y también qué sentimientos de expiación o venganza experimentamos. O sea, hay que decir la pura verdad de lo acontencido. únicamente cuando decimos toda esa verdad es que nuestra psique otrogará el perdón una y seguro más veces.

Según Clarissa Pinkola, quien utiliza este proceso de fases en su trabajo con personas traumatizadas a lo largo de los años, existen 4 fases o niveles del perdón. Cada una _ nos dice_ tiene varios estratos y se pueden aplicar en el orden que se prefiera y durante todo el tiempo que sea necesario. Ella sugiere el siguiente orden:

Fases del perdón:
1- Apartarse, dejar correr
2- Tolerar, abstenerse de castigar
3- Olvidar, arrancar del recuerdo, no pensar
4- Perdonar, dar por pagada la deuda

Continuaremos en la siguiente entrega, si así es permitido por el Dios de la vida, con mejores ánimos y experimentando el proceso de perdón por el accidente sufrido.


martes, 3 de agosto de 2010

Perdonar - Parte II

Nos hemos demorado mucho...sí, así demora más o menos el aprender a perdonar.
No es fácil, aunque algunos digan lo contrario. Eso depende cómo entienden el perdón.

Como dijimos anteriormente, se puede perdonar de a pocos, por algo específico; se puede perdonar por varias cosas a la vez (aunque no es muy eficaz a la larga); se puede perdonar hasta la siguiente vez, etc.

¿Qué es lo que cuesta más?
No todas las personalidades, ni temperamentos reaccionan del mismo modo ante un semejante dolor, afrenta, escarnio. Se reacciona peor cuando hay más apego a una persona, una emoción o una situación (objeto de apego). Me costará perdonar si hay más resentimiento o culpa.

Me dolerá perdonar cada vez que quiero medir al otro con la misma vara que me mido o que creo que se debe medir a todos en un aspecto de la vida. Me dolerá más perdonar, me costará muchísimo más si pienso que me deben responder en la medida en que yo he dado. Craso error. Cada quien es lo mejor que puede ser en un tiempo, situación y espacio... esto es algo tantas veces escuchado y leído, pero pocas veces asumido y aplicado.

Debemos tener conciencia de que en la medida en que no perdonamos y nos resentimos o, sentimos culpa, estaremos impidiendo el perdón y seguiremos atados a eso que decimos detestar o querer "olvidar". A propósito, no se trata de borrar de la mente y del universo eso que pasó, pues "eso" existió. Se trata, fundamentalmente, de dejar ir el dolor que aquello nos produjo, tolerar en el presente lo que nos hicieron en el pasado. Mal hacemos en blasfemar, maldecir al "otro" que nos "hizo esto o aquello", pues de esta manera lo que hacemos es mantenernos más unidos a ese "otro" y a eso "que nos hizo".

Sólo si nos consideramos libres podremos dejar ir lo que nos daña, desapegarnos de ese "otro", de esa "situación de dolor", de eso "sentimiento negativo" que nos hace esclavos de amargura, estancamiento y , más dolor del que nos "hicieron" pasar.

Todo tiene una razón en el universo...con calma, seguiremos en el tema, muy pronto esta vez.



miércoles, 16 de junio de 2010

Perdonar - Parte I


Hace mucho tiempo ofrecí abordar este tema y creo que ha sido una larga espera, tan larga en tiempo como pasa con el tener que perdonar. Aunque dependiendo la persona que tiene que hacerlo o el motivo, puede tardar menos...o, más.

Se dice que existe una cólera constructiva, la misma que se puede utilizar como motivación para alcanzar mejoras. El hecho de experimentar profundas reacciones ante la falta de respeto, las amenazas y las lesiones, forma parte de una sana psique instintiva.

La reacción vehemente es una parte lógica y natural acerca de los mundos de la psique y del alma, tal como lo señala Clarissa Pinkola Estés en "Mujeres que corren con los lobos".

Si la cólera se convierte en obstáculo para el pensamiento y la acción creativa, es necesario suavizarla o modificarla. Cuando una mujer tiene dificultades para dejar salir su cólera o rabia, es que la guarda para fortalecerse. Lamentablemente, a lo largo de su vida, será difícil eliminiar toda su cólera. La ansiedad y tormento del pasado vuelven d emanera cíclica a la psique. A pesar de que una buena purificación elimina gran parte del antiguo dolor y la antigua cólera, el residuo jamás se puede borrar por completo.

Entonces, para limpiar la cólera residual debemos adoptar un ritual periódico de higiene que nos ayude a liberarnos. Lo contrario es aprender a vivir en permanente ansiedad, aún de manera incosnciente.

Se piensa, muchas veces, que quien no ha perdonado vive en permanente estado de alteración y que se pone a gritar o insultar constantemente; en la mayoría de los casos no es así. Se vive en la cólera disfrazada de miedo, de perder antes de intentar, de tener una sensación continua de cansancio, de andar con una vestimenta de cinismo, de estar en silencios y a la defensiva, de sentirse desvalidos...Pero, hay un medio de salir de todo esto:con el perdón.

- ¿Perdonar, yo???? Eso no, lo que sea... pero, perdonar jamás!!!

Decimos frases semejantes muchas veces de modo muy ligero, pero, sabemos que a la larga llegaremos a eso, a perdonar.

Muchas personas tienen dificultad para perdonar porque aprendieron que perdonar es un acto singular que se debe realizar en una sola sesión. Otros, piensan, además, que el perdón debe ser al ciento por ciento. O que perdonar es pasar por alto las cosas, como si nada hubiera psado...nada de eso es cierto.

Continuará...

martes, 4 de mayo de 2010

Volver a amar

Recuerdo cuando sufría intensamente por el amor que se fue, sí, sufría y me quedaba en el sufrimiento, como la víctima de un "otro".

Pasó un tiempo para aprender que uno sólo sufre cuando pelea con el dolor, cuando se resiste a él, cuando no lo quiere y trata de expulsarlo, negarlo, disfrazarlo, echarlo en un rinción y amordazarlo. Qué duro fue aprender que sólo hay que tomar nuestro dolor y acariciarlo, vivirlo, atravesarlo con paciencia, amándonos mucho...así pasa más rápido, es parte de la vida.

Pasar de la angustia a la calma, a la confianza, implica asumir la responsabilidad de la propia vida, la responsabilidad de cada quien con su felicidad. Ya no podemos pensar, ante cada dolor, ante cada pérdida, que lo que me pasó es culpa de mis padres porque no me amaron lo suficiente o me amaron demasiado y no me pusieron reglas, porque fueron indiferentes o me abandonaron...ellos hicieron lo mejor que pudieron, sólo podían darnos lo que ellos recibieron, nada más. Tampoco tiene culpa la sociedad, la clase social, la educación, la familia, etc...son variables, por tanto, "pueden variar", repito "pueden", uno es quien moviliza la fuerza para que las variaciones sean intensas o leves, sólo con un gran ideal se puede controlar los efectos. Tú debes tener un gran ideal para ganar más confianza y no dejarte atrapar por la angustia.

No te cierres, sana (busca ayuda si no puedes solo, no temas, somos muchos) y luego, prepárate para volver a amar...Es un camino cuya distancia depende mucho de ti, será más largo si no te esfuerzas en dejar los resentimientos y culpas, si no perdonas (de este tema hablaré en próxima entrada).

Cuando te sientes listo, buscas la famosa "puerta dorada" y, al pasar los días, empiezas a desesperarte. Entonces, pasa tal como nos lo describe Silvia Salinas (excelente maestra que encuentras en http://www.silviasalinas.com.ar/):

...La vida nos muestra muchos paisajes y por más añoranzas que tengamos de “la puerta dorada” si no alcanzamos a ver los caminos que, mientras tanto, se nos ofrecen, el tránsito se vuelve angustiante, es como si interrumpiéramos nuestro vivir. A veces nos desespera no saber cuanto durará este tramo de la vida porque no hay manera de saberlo de antemano. Sólo podemos sostenernos en base a la confianza, pero no en base una confianza superficial, creyendo que el amor llegará porque nos lo anuncie una bruja para tal fecha o porque tal fórmula es infalible. La confianza es algo que se cultiva amorosamente, viviendo cada día a partir de lo que tenemos en el instante, sincronizando con el pulso de la vida y no aislándonos de ella. Estar solos llega a ser doloroso por momentos, pero el contacto con el dolor, si no nos victimizamos, puede ser curativo, puede hacer crecer nuestra apreciación por cada detalle de nuestro vivir, nos predispone para entender el dolor ajeno, cualquiera sea, y a la vez nos conecta con nuestra capacidad de dar y de ayudar.

Hay mucho que hacer mientras llega el amor. No se trata, como dijimos, de negar la tristeza, sino de no quedar pegados a ella, buscar alimentarnos para crecer por dentro y abrir nuestro corazón. Todos tenemos heridas internas que necesitamos conocer y curar para prepararnos para el amor.

Cada cual debe encontrar el camino de preparación que mas le satisfaga, quizás le siente bien integrarse a un grupo de terapia, quizás meditar o hacer yoga, trabajar ayudando a los demás, dedicarse a su trabajo por la satisfacción misma de hacerlo bien… No importa cual sea la manera, basta que sea algo que no nos aísle, al contrario, lo que sirve es aquello que nos conecta con la vida. Es absolutamente necesario aprender qué nos alimenta. ¿Cómo hemos de lograr una pareja nutricia, si nosotros mismos no estamos verdaderamente seguros de qué es aquello que nos nutre, aquello que calma nuestra inquietud y nos da paz?

De esta manera el viaje no tiene porqué ser dentro de un oscuro túnel con un propósito único, sino una posibilidad de crecer e inclusive de entrar en contacto con el placer. No es un tránsito parejo, no tenemos que exigirnos estar bien todo el tiempo, hay momentos de calma y disfrute y momentos donde nuestro ánimo decae. Es así. Debemos abstenernos de reprocharnos o enjuiciarnos, uno va por la vida como puede, siguiendo los caminos que ella misma nos propone. No siempre coincide con lo que queremos, pero siempre tenemos la posibilidad de decir “Qué es lo mejor que puedo hacer con esto que pasa”.

* el resaltado es mío.

Ahora, escuchemos a Alejandra Guzmán, que decidió Volver a Amar:


sábado, 1 de mayo de 2010

Creo en mí, creo en ti

Creo en mí, creo en ti...
Acabo de ser operada y perdí un ovario. Sigo viva y feliz.
Estuve un tiempo lejos de este blog y extrañé escribir con tranquilidad, paciencia, placer incontenible. Por eso, vuelvo a compartir, vuelvo a soñar y vivir en la realidad.

Cada vez que uno se siente cerca de la muerte - (no la temo, pero quiero seguir un tiempo más en este mundo físico) - recorre de manera particular toda su vida, vienen recuerdos, nostalgia; reaparecen o surgen por primera vez fantasías y proyecciones varias. Luego, te dices una vez más: "la vida continúa".

Pero la vida no puede continuar igual, sino mejor, más vida, más entrega, más ganas de saborear la alegría a cada instante, pase lo que pase...eso es sentir verdadera gratitud porque somos seres privilegiados al existir en este tiempo de tantos cambios, de tantos aprendizajes que nos retan cada vez más...todas las épocas los tienen, pero esta época es siempre especial! Sigue el hambre, la guerra, el odio en los corazones, pero también sigue viva la esperanza y el amor.

Creo firmemente en ti y en cada uno de los corazones y mentes que saben sonreír en medio de las rosas y en medio de las espinas.

Creo en ti, creo en mí.


sábado, 17 de abril de 2010

Las mujeres somos auditivas; los hombres, visuales

Hombres y mujeres somos diferentes, en algunas cosas semejantes , pero sobre todo complementarios.
Una diferencia es que las mujeres en general necesitamos hablar de nuestros problemas para resolverlos, los hombres sólo hablan cuando los tienen resueltos porque en realidad lo que necesitan es admiración y por lo tanto no pueden contar el proceso.


En la medida que el hombre va incorporando el proceso femenino y va aprendiendo a “retener”, va entendiendo que tiene que contar las cosas que pasan porque las mujeres nos desesperamos cuando los hombres no nos cuentan los problemas porque en el fondo atenta contra el principio básico fundamental que es que “no me siento necesaria para él”.Y un hombre cuando aprende a retener, se da cuenta que tiene que transmitir lo que siente para que su mujer se sienta necesaria y por lo tanto amada por ese hombre.



Las mujeres estamos programadas neurofisiológicamente para ser auditivas y sensoriales , los hombres están determinados para ser visuales, a las mujeres toda la información nos llega a través de los oídos y los sentidos, entonces a nosotros nos enamoran por las cosas que nos dicen o las que no nos dicen, o por cómo las dicen. En cambio los hombres es por la vista, por eso una mala cara de su mujer le puede arruinar el día a un tipo aunque ella no haya hablado nada, de allí que la sonrisa sea el elemento seductor para la estructura masculina, pues el hombre piensa que está haciendo feliz a su mujer y que de alguna manera está cumpliendo el objetivo que se planteó con ella.



Y ésto tiene que ver con una estructura corporal, como yo no tengo acceso a mirarme mis órganos sexuales, no veo lo que produzco, cuando nosotras orinamos, no vemos lo que hacemos, lo escuchamos.., lo mismo cuando damos pecho a un nño, sentimos que sale la leche y escucho cuando el bebé mama, cuando una mujer está excitada no vemos nada que muestre esa , se trata de sensaciones, cuando tenemos orgasmo es una sensación corporal pero no lo vemos, no veo nada de lo que me ocurre, de esa capacidad que tenemos de registrar todo a través del oído y por las sensaciones, y es de donde surge la Intuición Femenina.



La Intuición Femenina surge de que nosotras tenemos la visión de los ciegos y podemos traspasar esa información porque tenemos conecciones sensitivas mucho más altas. En cambio los hombres son visuales, orinan y hacen competencia de quién lo hace más lejos, y para qué decir la competencia del tamaño del pene. Si se excitan hay cosa visual que ocurre que es la erección, si llegan a orgasmo sabe que llega al orgasmo a través de un hecho visible que es la eyaculación…entonces todos los fenómenos masculinos lo llevan a ser más visual, por eso los hombres son más adictos a la pornografía, la web cam y las mujeres al chat (la charla) o los mensajes de texto, porque la mujer entiende el chat como una especie de conversación y los mensajes de texto, como si fuera lo que el hombre le está diciendo a sus oídos.



Adaptado de la Conferencia de Pilar Sordo dada en Suractivo, Concepción Sept.2007







domingo, 4 de abril de 2010

Bendición del pasado

Existe un rito llamado "bendición del divorcio" o "reparación del círculo roto". Se trata de bendecir el pasado para iniciar una nueva etapa en la vida personal. Es ideal hacerlo con la ex  pareja y con un sacerdote (abierto), persona espiritual o adulto consejero como celebrante. Esta persona hará una oración inicial y luego, cogerá de la mano a cada integrante del ex matrimonio para dársela al otro y orar. Si hay dificultades, puede hacerlo una sola de las partes, en silencio (sin invitados).


Rito:
Se hace la limpieza del espacio histórico de viejas heridas y el caos pasado, se expresa el perdón de los quebrantados votos y se bendice la creación de un nuevo espacio para las nuevas historias de vida, nuevas posibilidades y oportunidades. Se puede colocar incienso o echar aromas especiales.


Se dice adiós a un matrimonio y se da la bienvenida a los nuevos dias con nuevos compromisos para el crecimiento y el cumplimiento de los designios divinos.


Copio parte de la oración de una ex cónyuge:
"Querido Dios, gracias por lo que sentimos en nuestros corazones, por esta relacioón que ha creado hermosos niños. Ahora profundamente y completamente bendigo el pasado, bendigo las lecciones aprendidas. Bendigo a ........, bendigo nuestro divorcio, bendigo nuestras vidas futuras.


Estoy poniendo tus manos en las manos de Dios, ve a Dios, a la confianza, al amor….Te deseo una plena, sana y feliz vida. Adios al pasado entero, bienvenido el nuevo presente y futuro."


Algo semejante dice el ex cónyuge y se da, además, un espacio para que los hijos escriban y lean a los padres lo que sienten.


Todo debe darse en un ambiente de total respeto y cariño. La oración constante y la participación de los abuelos y un amigo especial de cada parte, ayuda a sobreponerse en caso de momentos de pena o llanto.


Pase lo que pase en nuestras vidas, Gloria a Dios!

lunes, 22 de marzo de 2010

Autoconocimiento- Parte II

Un poco retrasada, vuelvo al blog, después de haber estado explorando las riquezas de la naturaleza. el fin de semana.
Seguimos conversando sobre el autoconocimiento, el camino inicial hacia la felicidad.


No basta con conocernos, sino que es imprescindible querernos como somos. En tal sentido, es importante que uno mismo sea su mejor amigo. Leamos el siguiente texto:


 La palabra amigo viene de la suma de tres monosílabos: a - me - cum...
Ya que estoy conmigo desde el principio y nadie sabe más de mí que yo (nadie, si siquiera mi terapeuta), qué bueno sería ser un buen amigo de mí mismo, estar al lado mío haciendo y pensando en lo mejor para mí.
Querer hacer de mí algo diferente de lo que soy no es el camino de saberse, es el camino de cambiarse...intentar cambiarse no construye, es el camino equivocado, es un desvío, es una pérdida del rumbo.
El camino de saberse empieza en aceptar que soy este que soy, y trabajar partiendo de lo que voy descubriendo para ver qué voy a hacer conmigo, para ver cómo hago para ser mejor yo mismo, si es que me gusta ser mejor, pero sabiendo que está bien ser como soy, y en todo  caso, estará mejor si puedo asistir a ese cambio.

A veces el cambio es explorar una ruta que nadie antes ha recorrido. (J. Bucay)

¿Somos nuestros amigos?
¿Sabemos quiénes somos ?
¿Aceptamos quiénes somos?


Yo soy tu amiga fiel


sábado, 13 de marzo de 2010

Autoconocimiento - Parte I

Llegar al autoconocimiento es crucial, indispensable, no es fácil en contextos que nos despersonalizan, nos masifican, nos ven como uno (a) más...No somos cifras! Somos realmente originales, no copias.

El autoconocimiento permite la autodependencia y éste es el primer paso hacia la felicidad.

Comparto unos textos de Jorge Bucay ( uno de mis favoritos) que me ayudaron a fortalecer estas ideas:

No es que uno tenga un cuerpo, sino que uno es un cuerpo.
No es que uno tenga emociones, sino que uno es las emociones que siente.
No es que uno tenga una manera de pensar, sino que uno es su manera de pensar.
En definitiva, que cada uno de nosotros es sus pensamientos, sus sentimientos, su propio cuerpo y es, al mismo timepo, algo más: su esencia.

...
Si pretendo saberme, debo empezar por mirarme con una mirada ingenua.
Sin prejuicios, sin partir de ningún preconcepto de cómo debería yo ser.
Nunca podré saberme si me busco desde la mirada crítica.

Somos originales, soy original, amo serlo, siempre!

Bailemos para celebrarlo!



Sobre mí: 
Recuerdo que me decían Betty Boop por el parecido físico,
y , ahora, que repaso esa imagen, noto los ojos más que antes, así los tenía y los tengo a veces. La imagen externa es complementaria de la interna; antes no se reconocían entre sí (el alma no se percataba de lo que el cuerpo  transmitía)...ahora se encuentran, a veces de manera mágica y cuando lo hacen, bailan!

sábado, 6 de marzo de 2010

Alguna vez un abrazo roto

Hoy fue a ver Los abrazos rotos, de Almodóvar.
Desde el inicio, provocadora, icónica, el amor a la imagen, al movimiento como el de la vida.
Me pareció romántica y realista a la vez, con menos furia o intensidad que otras del guionista y director citado, pero no menos bella ni artísticamente conmovedora, aunque se lea redundante.


http://www.youtube.com/watch?v=kJGjlZg6GOQ


Me inspiró estas líneas poéticas que quiero compartir:


Gracias por los vientos,
por los cielos y los aires,
por los retazos
y las piezas completas;
por las luces
que brillan y se apagan...
por las blancas y
amarillas...
por la vida,
por el movimiento en el pavimento
y la música en mis oídos.
Por la velocidad y la fuerza,
por el estornudo aguantado, quieto...
las ganas revueltas,
el llanto resistido...
por la risa en la oscuridad y el
lapicero sin miedo.
Por los dìas y los suspiros
de amor,
de esperanza del mañana
de la vida
inagotable
que reirá y revoloteará
sin amarguras,


extasiada de tanta
dicha
para mì y para
todos.
Gracias mi Vida,
gracias
mi Dios
sin dios,
mi vida sin días
y amor.

Patricia Osorio Dominguez, Perú

sábado, 27 de febrero de 2010

Para leerte mejor...

Hola a todos, empiezo un nuevo camino de comunicación con la gente, con la humanidad, sobre sentires, saberes, inquietudes y experiencias de vida; y, de lectura de la realidad personal y del entorno social.

Recordando lo leído en MUJERES QUE CORREN CON LOS LOBOS, donde se desmitifica al figura de los lobos, de las lobas, pensé en el título de este blog, en homenaje a la frase que emplea el lobo en Caperucita Roja. En lugar de Para comerte mejor, será Para leerte mejor!


“...los lobos sanos y las mujeres sanas comparten ciertas características: una aguda percepción, un espíritu lúdico y una elevada capacidad de afecto. Los lobos y las mujeres son sociables e inquisitivos por naturaleza y están dotados de una gran fuerza y resistencia. Son también extremadamente intuitivos y se preocupan con fervor por sus vástagos, sus parejas y su manada”. Clarissa Pinkola

Yo busco y defiendo la vida, nunca la doy por pérdida...Estoy para leerte, para que me leas, para leernos y juntos caminar al amor incondicional hacia los demás y hacia nosotros mismos.