sábado, 17 de abril de 2010

Las mujeres somos auditivas; los hombres, visuales

Hombres y mujeres somos diferentes, en algunas cosas semejantes , pero sobre todo complementarios.
Una diferencia es que las mujeres en general necesitamos hablar de nuestros problemas para resolverlos, los hombres sólo hablan cuando los tienen resueltos porque en realidad lo que necesitan es admiración y por lo tanto no pueden contar el proceso.


En la medida que el hombre va incorporando el proceso femenino y va aprendiendo a “retener”, va entendiendo que tiene que contar las cosas que pasan porque las mujeres nos desesperamos cuando los hombres no nos cuentan los problemas porque en el fondo atenta contra el principio básico fundamental que es que “no me siento necesaria para él”.Y un hombre cuando aprende a retener, se da cuenta que tiene que transmitir lo que siente para que su mujer se sienta necesaria y por lo tanto amada por ese hombre.



Las mujeres estamos programadas neurofisiológicamente para ser auditivas y sensoriales , los hombres están determinados para ser visuales, a las mujeres toda la información nos llega a través de los oídos y los sentidos, entonces a nosotros nos enamoran por las cosas que nos dicen o las que no nos dicen, o por cómo las dicen. En cambio los hombres es por la vista, por eso una mala cara de su mujer le puede arruinar el día a un tipo aunque ella no haya hablado nada, de allí que la sonrisa sea el elemento seductor para la estructura masculina, pues el hombre piensa que está haciendo feliz a su mujer y que de alguna manera está cumpliendo el objetivo que se planteó con ella.



Y ésto tiene que ver con una estructura corporal, como yo no tengo acceso a mirarme mis órganos sexuales, no veo lo que produzco, cuando nosotras orinamos, no vemos lo que hacemos, lo escuchamos.., lo mismo cuando damos pecho a un nño, sentimos que sale la leche y escucho cuando el bebé mama, cuando una mujer está excitada no vemos nada que muestre esa , se trata de sensaciones, cuando tenemos orgasmo es una sensación corporal pero no lo vemos, no veo nada de lo que me ocurre, de esa capacidad que tenemos de registrar todo a través del oído y por las sensaciones, y es de donde surge la Intuición Femenina.



La Intuición Femenina surge de que nosotras tenemos la visión de los ciegos y podemos traspasar esa información porque tenemos conecciones sensitivas mucho más altas. En cambio los hombres son visuales, orinan y hacen competencia de quién lo hace más lejos, y para qué decir la competencia del tamaño del pene. Si se excitan hay cosa visual que ocurre que es la erección, si llegan a orgasmo sabe que llega al orgasmo a través de un hecho visible que es la eyaculación…entonces todos los fenómenos masculinos lo llevan a ser más visual, por eso los hombres son más adictos a la pornografía, la web cam y las mujeres al chat (la charla) o los mensajes de texto, porque la mujer entiende el chat como una especie de conversación y los mensajes de texto, como si fuera lo que el hombre le está diciendo a sus oídos.



Adaptado de la Conferencia de Pilar Sordo dada en Suractivo, Concepción Sept.2007







domingo, 4 de abril de 2010

Bendición del pasado

Existe un rito llamado "bendición del divorcio" o "reparación del círculo roto". Se trata de bendecir el pasado para iniciar una nueva etapa en la vida personal. Es ideal hacerlo con la ex  pareja y con un sacerdote (abierto), persona espiritual o adulto consejero como celebrante. Esta persona hará una oración inicial y luego, cogerá de la mano a cada integrante del ex matrimonio para dársela al otro y orar. Si hay dificultades, puede hacerlo una sola de las partes, en silencio (sin invitados).


Rito:
Se hace la limpieza del espacio histórico de viejas heridas y el caos pasado, se expresa el perdón de los quebrantados votos y se bendice la creación de un nuevo espacio para las nuevas historias de vida, nuevas posibilidades y oportunidades. Se puede colocar incienso o echar aromas especiales.


Se dice adiós a un matrimonio y se da la bienvenida a los nuevos dias con nuevos compromisos para el crecimiento y el cumplimiento de los designios divinos.


Copio parte de la oración de una ex cónyuge:
"Querido Dios, gracias por lo que sentimos en nuestros corazones, por esta relacioón que ha creado hermosos niños. Ahora profundamente y completamente bendigo el pasado, bendigo las lecciones aprendidas. Bendigo a ........, bendigo nuestro divorcio, bendigo nuestras vidas futuras.


Estoy poniendo tus manos en las manos de Dios, ve a Dios, a la confianza, al amor….Te deseo una plena, sana y feliz vida. Adios al pasado entero, bienvenido el nuevo presente y futuro."


Algo semejante dice el ex cónyuge y se da, además, un espacio para que los hijos escriban y lean a los padres lo que sienten.


Todo debe darse en un ambiente de total respeto y cariño. La oración constante y la participación de los abuelos y un amigo especial de cada parte, ayuda a sobreponerse en caso de momentos de pena o llanto.


Pase lo que pase en nuestras vidas, Gloria a Dios!