sábado, 1 de mayo de 2010

Creo en mí, creo en ti

Creo en mí, creo en ti...
Acabo de ser operada y perdí un ovario. Sigo viva y feliz.
Estuve un tiempo lejos de este blog y extrañé escribir con tranquilidad, paciencia, placer incontenible. Por eso, vuelvo a compartir, vuelvo a soñar y vivir en la realidad.

Cada vez que uno se siente cerca de la muerte - (no la temo, pero quiero seguir un tiempo más en este mundo físico) - recorre de manera particular toda su vida, vienen recuerdos, nostalgia; reaparecen o surgen por primera vez fantasías y proyecciones varias. Luego, te dices una vez más: "la vida continúa".

Pero la vida no puede continuar igual, sino mejor, más vida, más entrega, más ganas de saborear la alegría a cada instante, pase lo que pase...eso es sentir verdadera gratitud porque somos seres privilegiados al existir en este tiempo de tantos cambios, de tantos aprendizajes que nos retan cada vez más...todas las épocas los tienen, pero esta época es siempre especial! Sigue el hambre, la guerra, el odio en los corazones, pero también sigue viva la esperanza y el amor.

Creo firmemente en ti y en cada uno de los corazones y mentes que saben sonreír en medio de las rosas y en medio de las espinas.

Creo en ti, creo en mí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario