lunes, 13 de septiembre de 2010

Perdonar - Parte III

Pido muchas disculpas, pues , a pesar de haber señalado que esta entrega sería pronto, no fue así. Esta vez ha sido un terrible accidente de tránsito lo que no me permitió cumplir con el ofrecimiento; felizmente voy recuperándome favorablemente, lo cual me permite volver a escribirles.

Justamente, aprovechando esta experiencia dolorosa en mi vida, me esforzaré en ser lo más didáctica posible en el desarrollo de este tema tan complejo que seguiré desarrollando, Dios mediante, en más apartados.

La vez anterior decía, recordando mis lecturas y el análisis de casos específicos, que no se puede pretender perdonar al 100%, al menos eso es casi imposible en las mujeres, salvo en aquellas dignas de beatificación. No digo que los hombres lo logren, sino que me estoy refiriendo a lo que conozco de estudios realizados al respecto. Lo importante es empezar a perdonar y continuar en ese cometido. El llegar a perdonar es una tarea de toda la vida o casi toda, pues se trata de lograr los niveles de comprensión que permitan sanar plenamente. Esto dependerá del dolor experimentado y del temperamento o don de quien debe perdonar.

Se dice que quienes tiene más vitalidad y sensibilidad demoran más en perdonar, pues esas características no permiten pasar fácilmente por alto las ofensas. No serás mala si te cuesta mucho perdonar ni santa si es lo contrario. Cada persona tiene su forma y su tiempo para hacer este proceso.

Pero, ¿qué debemos hacer para sanar realmente? Pues, tenemos que decir nuestra verdad, no sólo nuestro dolor, sino además los daños, la cólera e indignación que se provocaron y también qué sentimientos de expiación o venganza experimentamos. O sea, hay que decir la pura verdad de lo acontencido. únicamente cuando decimos toda esa verdad es que nuestra psique otrogará el perdón una y seguro más veces.

Según Clarissa Pinkola, quien utiliza este proceso de fases en su trabajo con personas traumatizadas a lo largo de los años, existen 4 fases o niveles del perdón. Cada una _ nos dice_ tiene varios estratos y se pueden aplicar en el orden que se prefiera y durante todo el tiempo que sea necesario. Ella sugiere el siguiente orden:

Fases del perdón:
1- Apartarse, dejar correr
2- Tolerar, abstenerse de castigar
3- Olvidar, arrancar del recuerdo, no pensar
4- Perdonar, dar por pagada la deuda

Continuaremos en la siguiente entrega, si así es permitido por el Dios de la vida, con mejores ánimos y experimentando el proceso de perdón por el accidente sufrido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario