martes, 30 de noviembre de 2010

Enamorarse y Amar... seguimos

"Cuando amamos, vemos más allá de lo que se ve, en el amor los canónes estéticos pierden valor"

Enamorarse es amar las coincidencias, y amar, implica enamorarse de las diferencias. Esto quiere decir que cuando uno está enamorado proyecta su propia imagen y elabora su "hombre o mujer ideal "(porque se parece a él o ella). Entonces el enamoramiento no llega a ser un sentimiento compartido pues no hay con quién compartir, salvo la propia imagen de uno mismo. Experimentamos locura súbita y exaltación inevitables. El amor, en cambio es algo procesado, difícil, pensado, más duradero y menos turbulento (J. Bucay). Siempre hay que trabajar duro para sostenerlo.

Cuando uno se enamora desborda pasión, tiene impulsos intensos, súbitos, placenteros. Al despertar del sueño pasional, es como si a uno le hubieran quitado vendas de los ojos y ve por primera vez las diferencias y lo que no le agrada del otro. Como antes el otro se parecía a nosotros era difícil discutir, pero lo era ambién reconocer su verdadera existencia. Recién ahora uno se descubre acompañado. Corresponde buscar las diferencias e intentar unirse a través de ellas, no como antes cuando solo nos unían las semajanzas. Claro, solo uno sabe cuándo en realidad se produce el encuentro de las almas.

Welwood dice que el amor verdadero existe cuando amamos por lo que sabemos que esa persona puede llegar a ser y no solo por lo que es. Por eso, si la pareja está formada o por formarse, lo ideal parece ser el aprender a andar del enamoramiento al amor una y otra vez, con paciencia y creatividad, pero sobre todo, con fe. 

Llegar al amor verdadero es el trabajo de toda una vida, te puedes cansar pero definitivamente vale la pena cansarse para descubrir la fuente inagotable de amor que está dentro de ti y compartir esa felicidad con otro que ha logrado descubrir lo mismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario