miércoles, 30 de marzo de 2011

Enamorarse y Amar... final, por ahora

Ha sido un tiempo alborotado por ponerme al tanto de cosas que dejé dispersas por el enamoramiento tan intenso del mes de febrero...luego las dificultades de salud, inicio de colegio de los niños, trabajo acumulado...muy agotada hasta hace unos días pero con buenas noticias de mi salud, vuelvo hoy, despertando  más descansada este casi último día de marzo.

Escribí ya algunas entradas sobre la diferencia entre enamorarse y amar apoyándome en mis lecturas de Bucay y Salinas, en la lectura de otros textos y vidas interesantes y polémicos - incluidos mis textos y mi vida-. Esta vez, haré una última entrada (por ahora) sobre el tema.

Como recordamos, enamorarse y amar son dos cosas maravillosas, pero distintas. Si bien la pasión de estar enamorado es formidable, amar no es menos maravilloso. Amar es maravilloso aunque no tenga la misma intensidad de las pasiones, porque tiene una profundidad de la que carece el estar enamorado. Gracias a esa profunidad, el amar puede darnos mayor estabilidad aunque no haya el embrujo y las chispas que nos hacen snetirnos por las nubes.

Nos guste o no, el enamoramiento acaba y al ocurrir esto, es difícil volver a uno mismo.  Y es desde uno, centrado, que se puede hacer florecer el amor. 

Pero, ¿acaso no existe un amor apasionado que dure toda la vida? 
Bucay nos dice que sí:

"Amor apasionado es el nombre que le reservo a aquellos vínculos donde, amándonos tanto como para poder construir una pareja sin dejar de ser nosotros mismos, de vez en cuando podemos encontrarnos enamorándonos de esa misma persona con la cual vivimos desde hace años. Encontradamente enamorados (¡y, no, perdidamente!)* Cuando esto pasa es siempre hermoso, aun cuando nuestros enamoramientos no coincidan en el tiempo... 

Cuando nos sorprendemos los dos enamorados cada uno del otro en el mismo momento es grandioso. Durante el tiempo que dure (unos días o un par de semanas) sentimos la intensidad del enamoramiento más la profundidad del amor. Nuestra relación se ilumina y nosotros con ella. Todo es espectacular y maravilloso...Y pasa. Y volvemos encantados nada más y nada menos que al puro amor, ya sin la pasión, pero con las pilas llenas de ganas hasta el próximo romance."


Y ¿qué hacemos para llegar al amor?

Parafraseo unas frases de "Amarse con los ojos abiertos" (Bucay-Salinas):
Busquemos dentro de nosotros, escuchémonos para saber lo que necesitamos y, si no podemos tener lo que necesitamos, no temamos sentir dolor, sólo así encontraremos nuestras verdaderas necesidades y podremos satisfacerlas después. Si nos resistimos a sentirnos vulnerables, corremos el riesgo de endurecernos e impedirnos sentir lo que necesitamos cerrando nuestra capacidad de recibir...Somos vulnerables pero no frágiles...

¡Intentemos!
Este es el camino a casa, el camino del encuentro con otro ser humano...
¡el camino del amor!


Patricia









2 comentarios:

  1. Hola. Felicitaciones por tu blog! Me ha resultado muy interesante. Te invito a visitar mi nuevo directorio de blogs:
    http://www.buscarblog.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Hola. Felicitaciones por tu blog! Me ha resultado muy interesante. Te invito a visitar mi nuevo directorio de blogs:
    http://www.buscarblog.blogspot.com

    ResponderEliminar