domingo, 31 de julio de 2011

¿Quién eres tú?

 "No es lo mismo diferenciarte por lo que haces, que hacer la diferencia" (D. Fischman)-



Estos dos meses han sido maravillosos; los más enseñantes, amorosos y transformadores de lo que va del año. Y sé que, los siguientes, los superarán. En ese convencimiento, vuelvo a este espacio para compartir con ustedes mis aprendizajes, mis búsquedas y maravillosos encuentros.

Estuve participando en actividades donde conocí  sobre Aurosoma, Constelaciones familiares, Constelaciones organizacionales; paralelamente, me propuse realizar más servicios espirituales mediante la imposición de la mano, algo que me ha llenado de mucha más fortaleza y sentimiento de amor al prójimo.
Tuve la oportunidad de hacer dos viajes, uno a Tarapoto para dar un taller a docentes de inicial y primaria en Estrategias de Animación y Promoción lectora y, el otro a Trujillo, para trabajar un tema del perdón a mí misma, rodeada de la naturaleza marina.
Pude participar de encuentros sobre dos temas fundamentales, la Mujer y la Agricultura orgánica. Gracias a una beca, tomé un taller de Biografías en acción, retomando la escritura creativa guiada por un talento como el de Julius Mirlo.

Por otro lado, se presentaron oportunidades para dar talleres  de mejora personal, y profesional: Lectura lúdica para niños de Inicial, Uso del Facebook y comunicación en la familia y Plan de Vida.
Finalmente, vino lo más delicioso, las ansiadas vacaciones de mis hijos, junto al disfrute de actividades que nos encantan y, después de muchos años, auténticas vacaciones con la más grata compañía de mi vida: Yo.

¿Quién soy? ¿Quién quiero ser en la vida?
Lo anterior no es una oda a mi vida en estos últimos tiempos, sino, un recuento necesario para volver a la pregunta de quién soy y quién quiero ser en la vida.
Gracias a muchas lecturas, a experiencias de dolor y placer, aprendí que uno es muchas veces como siente, como piensa, como hace en la vida, dándose cuenta o no de ello. Asimismo, entendí que aquello en que más ocupas tu valioso tiempo (actividades, personas, libros, deportes, etc.) debe permitirte llegar a ser quien deseas en esta vida; de lo contrario estás desperdiciando tiempo y vida.

Recordé un buen ejercicio de toma de decisiones, realizado hace un año atrás, que me pedía responder a dos preguntas: ¿Quién quiero ser en la vida? Mi respuesta fue: Quiero ser una mujer de luz, una peruana reconocida sirviendo a los demás. La segunda pregunta decía: ¿Qué quiero hacer con una carrera, un trabajo o una pareja? Mi respuesta fue: Con mi carrera y estudios quiero aportar cada vez más y mejor a las mejoras educativas del país y el mundo. Con mi trabajo, quiero compartir mis conocimientos y seguir aprendiendo para dar siguientes pasos hacia un trabajo independiente y próspero, pero siempre con fines altruístas. Con una pareja, deseo formar una nueva familia, muy unida y que desarrollo una empresa en bien de la sociedad.


Ahora mismo, evaluaba lo que estaba haciendo con mi vida, revisaba si, a pesar del accidente que sufrí y otras pérdidas experimentadas, me mantenía firme en lo que había declarado. Ya pronto cumpliré un año más de vida y, también, un año más de haberme salvado de morir.

Aprovechando mi reflexión, te invito a que revises cómo está tu vida, en qué ocupas tu tiempo, cómo te sientes con lo que haces y qué piensas que hace falta decidir y hacer. Porque como dice Fischman en La alta rentabilidad de la felicidad: "Debes dedicar todo el tiempo que sea necesario para adquirir el conocimiento que hace falta. Es la calidad de tu vida la que está en juego, y el asunto merece que te tomes todo el tiempo que precises  para llegar a una decisión con la que tú, internamente estés satisfecho."


Si crees que este post le puede servir a alguien más, compártelo; además, me gustaría contar con tus comentarios y que puedas convertirte en uno de mis seguidores para seguir leyéndonos.