domingo, 30 de septiembre de 2012

Disfrutar de los desafíos y la dulce compañía

Sin darme cuenta pasaron dos meses y, contrariamente a lo deseado, dejé de publicar en agosto, el mes de mi cumpleaños (y de mi vuelta a la vida) y el que me trajo grandes sorpresas en mi vida durante este año tan especial del dragón de fuego.

Agosto estuvo lleno  de bellas oportunidades de crecimiento (nuevos servicios espirituales, nuevas personas en mi vida emocional, mucho trabajo intelectual) y retos únicos como el lograr lo necesario para viajar a España en medio de muchas dificultades. Setiembre fue el mes de las concreciones de lo planificado y emprendido el mes anterior, así como un mes de cosecha de afectos y nuevas oportunidades de desarrollo profesional.

Siguiendo el consejo de "Hacer todos los esfuezos necesarios en el mundo físico sin apego y orar dejando que se haga la voluntad divina" logré viajar a Salamanca, Madrid y París!

Pero, ¿cuáles fueron los aprendizajes de vida?

1º Tal como lo dicen las Enseñanzas Divinas: "la humanidad tiene un solo origen" Y es bellísimo notar la solidaridad entre las distintas razas y culturas.
2º Aún cuando tu familia no piense como tú y hasta, a veces, sientas que no te comprende o apoya, es mejor desligarse de la crítica y culpa pues eso nos libera, principalmente, a nosotros.
Aprovechar las oportunidades de la vida, luchar y arriesgarse, pues, aunque no todo salga perfecto, habremos crecido si tomamos conciencia del aprendizaje.
Valorar la belleza en todas sus formas, cuidarla y compartirla, pues es uno de los mejores regalos divinos.
Emprender una vida renovada cada día, considerando las vivencias obtenidas durante experiencias tan enriquecedoras como los viajes.
Cuidar la comunicación efectiva y afectiva, sobre todo, cuando estás lejos de quienes amas.
Aprende a disfrutar de los desafíos, no te quedes en sufrirlos.
8º Si bien tú eres tu principal compañía, cuida y goza de personas que pueden darte dulce compañía antes que emociones límite.

Los desafíos surgen para provocar cambios necesarios en la vida de quienes se atreven a asumirlos.

Las dulces compañías aparecen en el momento menos esperado, para apoyarnos en la ruta seguida, vivamos el día a día confiando en que obtendremos riqueza de corazón.

Gracias por la vida y por el amor!



lunes, 30 de julio de 2012

Aprender a mirarse a uno mismo


Ha transcurrido poco más de la mitad del año ya. Han sido días de desafíos y fortalecimientos constantes, he terminado agotada...pero, contenta con todo lo aprendido. Muy feliz de verdad. Tal como lo decía Ludovica: puede ser un año de pérdidas en muchos sentidos, pero de gran avance hacia la sabiduría espiritual.
Mi mejor aprendizaje ha sido aprender a mirarme, a tomar mayor conciencia de las cosas que me afectan positiva o negativamente, pues antes que ver con los demás, con un “otro”, tienen que ver “conmigo”.

Como bien dicen mis maestros y maestras de vida, los que conozco en persona o sólo por la lectura de sus libros, si algo te afecta, si algo no te agrada de los demás, debes mirarte mucho, con calma y amor. Si sientes que alguien es muy frío contigo, seguramente eres frío/fría contigo mismo/a o estás teniendo esa creencia en tu vida que se originó al ver a tus padres en tu infancia. Si alguien te  falló, tal vez es porque tú mismo estás fallando a otros, o a ti mismo/a. Si los hábitos de tus hijos te irritan, de hecho son los tuyos. Cambia y verás cómo cambian ellos y las cosas a tu alrededor.

La única manera de ayudar a cambiar a los demás es empezar por cambiarnos a nosotros. Cambiar los modelos mentales, dejar de echar culpas (a uno y a los demás), pues así desperdiciamos nuestro poder. Somos responsables, pero no culpables. Mantengamos nuestro poder, pues lo necesitamos para hacer los cambios en nuestra vida. Quien se pone de víctima y siempre vive pendiente de un victimario no puede ver el camino de salida a situaciones que lo merman.

Dejemos la queja y vivamos en gratitud. Dejemos  de mirar lo que nos falta y apreciemos de corazón todo lo que tenemos para disfrutar.


Seguimos leyéndonos...me encantará leerte a ti!

sábado, 16 de junio de 2012

En el nombre del padre...

Todo este tiempo ha sido de duros aprendizajes pero, también, de asentar ideas, definir nuevos proyectos y lograr, felizmente, el reencuentro amoroso - esta vez como amigos -con un ex novio. He aprendido mucho con estas experiencias y siento haber elevado el espíritu después de haber sentido dolor y, a veces, ira.

Tomé contacto con una nueva herramienta para la asesoría personal y coaching, me refiero a The Coaching Games gracias a mi amiga Teresa Estremadoyro, una reconocida coach peruana que radica en Canadá y que nos visitó hace poco. Les confesaré la gran sorpresa que me di al aplicarme el juego, cada día me asombro más y más. Pero, lo maravilloso fue poder tomar conciencia de algo que no funcionaba bien en mi vida y empezar a trabajar en "simplemente ser" (Just be).

Lo que ha pasado me hizo volver a mi relación con mi padre. Por mucho tiempo le guardé resentimiento por haberlo sentido lejano y ausente. Esto, influyó mucho en mi relación con el que fuera mi esposo, pues, ya es sabido que si uno no acepta a sus padres, esto influye en la armonía con la pareja.

Gracias al accidente que tuve hace casi dos años, mi padre y yo pudimos acercarnos más. Lo veía cada día con la cara seria, queriendo hacerme creer que estaba tranquilo y descansado. Cuando intentaba pedirle un mimo o atención, él se hacía al desentendido (le es difícil abrirse porque yo tampoco hice mucho por hacerlo con él). Pero, claro que supe todo lo que oraba, lo que se esforzaba y hacía por mi bienestar, por cuidarme. Sentí todo su amor, el que sabe dar aunque no sea notorio. Aprendí a perdonarlo una vez más, a aceptarlo como es, sin pedirle más. Le agradezco a Dios por habérmelo puesto de padre, por todo lo que he aprendido y heredado de él.

Mi padre es fuerte y frágil a la vez; sociable, amiguero, muy humorista, bailarín, amante de la lectura y el conocimiento, buen cocinero y con un profundo compromiso social y espiritual, apasionado y cuidadoso con su arreglo personal . Renegón, crítico acérrimo y poco tolerante ante lo que considera "torpeza" y mezquindad. Nos parecemos mucho, tanto en el físico como en las cualidades y defectos; aunque no soy renegona (creo) ni cocino tan bien como él.

Con ocasión de celebrar a los padres, deseo empezar celebrando al Padre del Universo, luego, a mi padre y los padres de mi familia. Luego, dejarle este mensaje a todos y cada uno de mis amigos padres biológicos o de rol:

- Padre, eres roca y fogata que me sabe proteger y dar calor...eres fuego que purifica mis dolores, que me alienta a fluir y crear, gracias por unirte a mi madre y darme la vida.

- Padre, gracias por darme la vida con tus cuidados, aunque no lleve tu sangre.

Y, para las mujeres que cumplen rol de padre o lo comparten:

Madre, gracias por cuidarme cumpliendo a veces la misión de fuego, siendo firme y exigente; sacando fuerzas inimaginables para cuidarme y protegerme...gracias por tu doble función, por agotarte con amor y mantener la misma sonrisa y la mayor belleza.
El tiempo que te falta, es el tiempo que me has dado!

Un abrazo inmenso de amor y luz!





domingo, 13 de mayo de 2012

Amor de madre

La entrada anterior fue un homenaje a las madres biológicas y que cumplen amorosamente su rol continuando, además, con sus otros roles y manteniendo su esencia femenina.

Esta vez quiero expresar mi profundo respeto, cariño y admiración a todos aquellos hombres y mujeres que ejercen el rol de madres sin serlo biológicamente. Su entrega y servicio a la causa de forjar de amor y seguridad a "sus hijos e hijas", es una muestra de su grandeza de espíritu y de una firme entrega que los eleva como seres humanos.

El amor de madre es condescendiente, cálido, tierno, benevolente...junto al amor de padre, favorece el mejor desarrollo de los hijos, es un perfecto cruzamiento. 

Para las personas que, como yo, muchas veces ejercemos ambas funciones (de padre y de madre), mis mejores deseos, vibras y oraciones, que Dios los fortalezca inmensamente y, les  brinde múltiples oportunidades para recibir el mismo amor que dan!

Feliz amor en su día!

miércoles, 9 de mayo de 2012

Madre: ámate a ti misma


Estando próxima la celebración por el día de las madres, propongo reflexionar sobre el amor que nos damos a nosotras mismas antes que volver al discurso sobre las formas que tenemos las mujeres-madres de amar a los demás.

Sobre todo las mujeres que tenemos entre 30 y 40 años – y, algunas herederas - hemos sido educadas para dar lo mejor a los demás, para  pensar en los otros antes que en nosotras. Y, como no siempre lo hemos hecho así, como los demás nos lo piden, muchas veces nos la pasamos sintiéndonos culpables de no ser “las madres y mujeres perfectas”.

Lo cierto es que olvidamos que la persona más importante de nuestra vida somos cada una de nosotras. Sin aceptarnos, sin aprobarnos, sin amarnos incondicionalmente, no podremos amar (revisen bien esta palabra: AMAR) a otros, a otras. Este es el punto crucial de la autoestima.

La autoestima surge de la valoración personal, desde lo físico hasta lo mental y espiritual. Si reconozco mi cuerpo físico como valioso así como es, único e irrepetible, con sus marcas o “heridas de guerra” como las llama Clarissa Pinkola (destacada psiquiatra y promotora de mujeres), entonces, podré valorar realmente mi manera de ser, de sentir, de vivir. 

Esto no significa regodearnos de todo lo que tal vez es nocivo o negativo para nuestra personalidad, pues estamos en la vida para ir perfeccionándonos (si queremos); sino de reconocernos con virtudes y defectos y aceptarnos aún con estos últimos, simple y honrosamente, por ser quienes somos: nosotras...por ser quén eres: tú.

Vygotsky, estudioso de temas psicológicos y educativos, expresaba la trascendencia del rol de la madre como referente cognitivo y afectivo del ser humano. Esta información no la comparto para sentirnos con “más culpas y demandas” sino, para querernos y valorarnos más y, de esa manera, darnos el mejor regalo - amarnos - y dejar la mejor herencia a nuestra descendencia: saber amarse y amar con  plenitud.

¡Feliz día, cada día!

martes, 1 de mayo de 2012

Sanar emociones

¿Cómo sabemos que estamos heridos?
Caada uno de nosotros tiene la respuesta. ¿Cómo te estás sintiendo ahora?

En realidad, nuestras heridas se forman en la infancia, con nuestros padres y otros adultos que nos rodean. La mayoría de nosotros formamos ideas sobre quiénes somos y adquirimos reglas rígidas sobre cómo debemos vivir la vida. 

Lo que ahora vivimos es, justamente, lo que aprendimos  a pensar sobre nosotros. Si vivimos junto a personas tristes, culpables, asustadas y coléricas, seguro aprendimos muchas cosas negativas sobre nosotros y los demás. Formamos creencias negativas que sólo nos llevaron y, nos siguen llevando, a una vida de frustración. Precisamente, vamos creyendo cosas que nos sirven para recrear el ambiente emocional de nuestro hogar cuando fuimos niños. Esta situación no es mala ni buena, simplemente, se trata de lo que entendemos que es un "hogar". Además, tendemos a recrear el tipo de relación que teníamos con nuestros padres o que ellos tenían entre sí. Hoy en día, nos tratamos a nosotros mismos, como nos trataban nuestros padres y otros adultos cercanos. Nos regañamos y castigamos de modo muy parecido; y, nos amamos y animamos de la misma forma (siempre y cuando nos hayan amado y animado).

Podemos recordar, por ejemplo:

- No sabes hacer nada bien...
¿Cuántas veces nos hemos dicho eso a nosotros mismos?

- Eres maravilloso/a, te amo...
¿Cuántas veces nos decimos estas palabras?

En estos momentos, seguramente, nos viene la idea de culpar a nuestros padres. Pero... ¿Qué recibieron ellos de su infancia? ¿Cómo fueron tratados por sus padres? ¿Cómo se trataron nuestros abuelos? 
En realidad, nuestros padres estaban tan asustados y temerosos como nosotros. Algo más, tal como dice Louise Hay: "creo que escogemos a nuestros padres" porque eran perfectos para el trabajo de superación que queríamos hacer al nacer en esta vida.

Aprendemos sistemas de creencias y vamos creando nuestra vida en base a ellas. Si recordamos nuestras vivencias nos daremos cuenta que vivimos crando experiencias que sean acordes a nuestras creencias. Fijémonos cuántas veces hemos vivido la misma experiencia porque recreaba la creencia que teníamos sobre nosotros mismos. Al final de cuentas, no interesa por cuánto tiempo hemos tenido un problema ni cuán grande sea, todo eso lo hemos creado nosotros debido a los pensamientos y creencias del pasado.

Felizmente, como se trata de ideas y de pasado, todo eso ya ocurrió y lo que importa de ahora en adelante, es lo que decidamos pensar y decir ya sobre nosotros y nuestra vida, puesto que eso creará nuestro futuro. Sea cual sea el problema, nuestras experiencias son efectos externos de nuestros pensamientos; y, felizmente, las ideas se pueden cambiar. El pasado dejará de tener poder sobre nosotros sin importar cuánto tiempo hayamos seguido una pauta negativa. El momento de poder es el presente, ¡ahora mismo!

Dejemos el resentimiento, las críticas, la culpa y el miedo, pues son las cosas que causan mayores problemas a nuestro cuerpo y nuestra vida. Seamos responsables de todo lo que nos ocurre en la vida.

Referencia: Hay, Louise (1989) Usted puede sanar su vida.






En abril, tuve momentos muy alegres con música y amigos; y, también profundas penas. Me tocó revisar mis creencias negativas sobre el amor hacia mí misma, sobre el amor que doy y el que merezco recibir. Hoy empieza un nuevo día, un nuevo mes, una nueva vida!


sábado, 31 de marzo de 2012

Compartiendo sobre emociones

Este fue un mes de muchas posibilidades para compartir conocimientos, experiencias y, obviamente, emociones!
Desarrollamos las charlas sobre ¿Cómo sanar emociones? con mujeres y hombres. Es así que reconocimos que el primer paso es la intención de sanar y mejorar el autoconocimiento.
También pudimos compartir sobre Literatura China, su trascendencia, la filosofía de vida que le sirve de contexto y la belleza sugerente de su poesía.
Finalmente, cerramos este mes con un encuentro de la comunidad de Coaches de Lima, aprendiendo un poco de Coaching Interconexionista con Víctor Hugo Visval
Fue maravilloso, después, sentir todo el ímpetu para seguir en nuevos proyectos que irán sumándose (y distinguiéndose, también)  a los que ya existen para revolucionar positivamente la Educación y Formación de personas del siglo XXI.

Comparto con ustedes las frases que me quedaron grabadas de estos aprendizajes, en la esperanza de que puedan seguir compartiéndolas con otros:

1- Todos merecemos ser felices por el simple hecho de existir.
2- Nuestras heridas emocionales provienen de nuestra primera infancia y la relación con nuestros padres.
3-Los residuos de las heridas emocionales del pasado que no han sido procesadas por completo conducen a restricciones emocionales y al agotamiento de la vitalidad.
4- Sanar las emociones es liberarse de emociones tóxicas y recobrar la alegría de vivir.
5- Debemos profundo respeto a nuestro pasado, a nuestros antepasados. Sin ellos, no estaríamos en esta vida.
6- "Todos regresan de admirar las flores" Liu Yuxi 
7- Educar es sacar lo mejor de cada persona, el conocimiento está dentro de su ser.
8- El mundo está cambiando y cambiará más (como la canción).
9- Usa la tecnología para conectarte virtualmente, pero no te alejes de los demás, míralos a los ojos.
10- Cultura = Cultivo. No se cultivan semillas sin semillas ni sembradores.


Suelten las emociones, el mundo es de los intuitivos!


miércoles, 29 de febrero de 2012

Se aprender a amar, amando!

Febrero es un mes especial siempre. Un mes más para la vida y el amor.
Es un mes de mucho calor, verano peruano, cuando el sol nos abrasa con extrema intensidad; esto nos ayuda a eliminar fuertes toxinas a través del sudor. En febrero, se celebra a San Valentín  y se percibe más calor en los corazones como si fuera un reflejo del clima, del ambiente de vacaciones en el que la mayoría ha ingresado...en febrero, celebro un año más de nacimiento a la vida espiritual.
Y, algo más celebraré desde ahora, pues tuve el regalo divino de guiar a un nuevo amigo al camino espiritual.

El amor divino es el ejemplo de cómo deberíamos amar, con rectitud y condescendencia a la vez y, también, como dice Silvia Salinas, una oportunidad para comprender que "el corazón manda y la cabeza acompaña". Lo más importante de todo, según pienso, es que se aprende a amar, amando; es decir, en la acción misma.

El amor no puede ser tal sólo en palabras bellas, en reflexiones étéreas ni en pancartas o avisos publicitarios...no puede quedarse en un cartel que se comparte en los muros de Facebook ni en uno de los miles de post que circulan en Twitter.

El amor habita donde no hay miedo. O estás en el miedo, o estás en el amor.

Entonces, ámate, eres el primero que debe hacerlo; y, además, ama incondicionalmente la vida, tu vida. Porque, en tu vida estás tú y están todos los demás.

Ama y aprenderás a amar!



El post sale en marzo, pero lo escribí en febrero: un hermoso mes!

martes, 31 de enero de 2012

Un nuevo inicio

Es increíble cómo la vida puede dar giros inesperados, cómo las cosas pueden darse de tal forma que no sabes qué hacer, cómo salir...te asustas, te desesperas, sufres, buscas una salida (felizmente)! Esa es la idea, buscar una nueva salida, porque se trata de un nuevo problema, porque ya no eres el mismo o la misma que enfrentó el problema anterior.

Después de recibir maravillosamente el año nuevo occidental, todo transcurría aparentemente tranquilo, hasta que me llegó una avalancha de dificultades que no sabía cómo enfrentar. Entré en conflicto interno, luego, en desorden y tristeza. ¿Por qué había llegado a ese estado? No esperaba nada de lo que pasó, me tomó por sorpresa. Estaba muy confiada y debilitada espiritualmente. Si bien mi actitud siempre procura el estado positivo, había llegado al acostumbramiento, me tocaba reflexionar y emprender el camino de superación con el fin de elevar mi nivel espiritual y caminar hacia una vida de mayor felicidad.

El inicio del año nuevo chino fue una nueva oportunidad para recomenzar. Recordando que el dragón de agua premia el orden, la corrección, la solidaridad, decisión y valor; y, que es un año de profundos cambios de conciencia, me concentré en pensar cuál era el propósito de lo que estaba ocurriendo. Utilizando la sabiduría del tao, empecé a practicar el wu wei, ("permitir que las cosas sucedan siguiendo el flujo natural de la existencia") y la tranquilidad, ligereza y sencillez. Poco a poco, las cosas se fueron mostrando de tal modo que retornaban el equilibrio y la paz. No es sencillo, pero claro que es posible y emociona lograrlo.

Este año, para las cabras de fuego como yo, será de duro fortalecimiento, pero de grandes ganancias a nivel emocional, nos acercaremos a nuestra misión. "Nada se pierde, todo se transforma... renacerá sin pastor ni dueño..." es el lema que me ha tocado recibir. Será una etapa de reconocimiento del real significado de mi vida en este plano, como individualidad.

Nuevos retos, nuevos desafíos, nueva actitud y nuevos caminos, pero, la misma intención: crecer y aprender el amor incondicional.

Que nuestras vidas sean plenas con cada aprendizaje!