miércoles, 29 de febrero de 2012

Se aprender a amar, amando!

Febrero es un mes especial siempre. Un mes más para la vida y el amor.
Es un mes de mucho calor, verano peruano, cuando el sol nos abrasa con extrema intensidad; esto nos ayuda a eliminar fuertes toxinas a través del sudor. En febrero, se celebra a San Valentín  y se percibe más calor en los corazones como si fuera un reflejo del clima, del ambiente de vacaciones en el que la mayoría ha ingresado...en febrero, celebro un año más de nacimiento a la vida espiritual.
Y, algo más celebraré desde ahora, pues tuve el regalo divino de guiar a un nuevo amigo al camino espiritual.

El amor divino es el ejemplo de cómo deberíamos amar, con rectitud y condescendencia a la vez y, también, como dice Silvia Salinas, una oportunidad para comprender que "el corazón manda y la cabeza acompaña". Lo más importante de todo, según pienso, es que se aprende a amar, amando; es decir, en la acción misma.

El amor no puede ser tal sólo en palabras bellas, en reflexiones étéreas ni en pancartas o avisos publicitarios...no puede quedarse en un cartel que se comparte en los muros de Facebook ni en uno de los miles de post que circulan en Twitter.

El amor habita donde no hay miedo. O estás en el miedo, o estás en el amor.

Entonces, ámate, eres el primero que debe hacerlo; y, además, ama incondicionalmente la vida, tu vida. Porque, en tu vida estás tú y están todos los demás.

Ama y aprenderás a amar!



El post sale en marzo, pero lo escribí en febrero: un hermoso mes!

1 comentario:

  1. Me encanta Patty! en especial la frase de Silvia "el corazón manda y la cabeza acompaña". Totalmente de acuerdo en que se aprende amar, AMANDO!!! Empezando por nosotros y nuestra vida! Que lindo! Te quiero mucho Patty! Gracias por compartir cosas maravillosas con nosotras! Muchas Bendiciones!

    ResponderEliminar