sábado, 16 de junio de 2012

En el nombre del padre...

Todo este tiempo ha sido de duros aprendizajes pero, también, de asentar ideas, definir nuevos proyectos y lograr, felizmente, el reencuentro amoroso - esta vez como amigos -con un ex novio. He aprendido mucho con estas experiencias y siento haber elevado el espíritu después de haber sentido dolor y, a veces, ira.

Tomé contacto con una nueva herramienta para la asesoría personal y coaching, me refiero a The Coaching Games gracias a mi amiga Teresa Estremadoyro, una reconocida coach peruana que radica en Canadá y que nos visitó hace poco. Les confesaré la gran sorpresa que me di al aplicarme el juego, cada día me asombro más y más. Pero, lo maravilloso fue poder tomar conciencia de algo que no funcionaba bien en mi vida y empezar a trabajar en "simplemente ser" (Just be).

Lo que ha pasado me hizo volver a mi relación con mi padre. Por mucho tiempo le guardé resentimiento por haberlo sentido lejano y ausente. Esto, influyó mucho en mi relación con el que fuera mi esposo, pues, ya es sabido que si uno no acepta a sus padres, esto influye en la armonía con la pareja.

Gracias al accidente que tuve hace casi dos años, mi padre y yo pudimos acercarnos más. Lo veía cada día con la cara seria, queriendo hacerme creer que estaba tranquilo y descansado. Cuando intentaba pedirle un mimo o atención, él se hacía al desentendido (le es difícil abrirse porque yo tampoco hice mucho por hacerlo con él). Pero, claro que supe todo lo que oraba, lo que se esforzaba y hacía por mi bienestar, por cuidarme. Sentí todo su amor, el que sabe dar aunque no sea notorio. Aprendí a perdonarlo una vez más, a aceptarlo como es, sin pedirle más. Le agradezco a Dios por habérmelo puesto de padre, por todo lo que he aprendido y heredado de él.

Mi padre es fuerte y frágil a la vez; sociable, amiguero, muy humorista, bailarín, amante de la lectura y el conocimiento, buen cocinero y con un profundo compromiso social y espiritual, apasionado y cuidadoso con su arreglo personal . Renegón, crítico acérrimo y poco tolerante ante lo que considera "torpeza" y mezquindad. Nos parecemos mucho, tanto en el físico como en las cualidades y defectos; aunque no soy renegona (creo) ni cocino tan bien como él.

Con ocasión de celebrar a los padres, deseo empezar celebrando al Padre del Universo, luego, a mi padre y los padres de mi familia. Luego, dejarle este mensaje a todos y cada uno de mis amigos padres biológicos o de rol:

- Padre, eres roca y fogata que me sabe proteger y dar calor...eres fuego que purifica mis dolores, que me alienta a fluir y crear, gracias por unirte a mi madre y darme la vida.

- Padre, gracias por darme la vida con tus cuidados, aunque no lleve tu sangre.

Y, para las mujeres que cumplen rol de padre o lo comparten:

Madre, gracias por cuidarme cumpliendo a veces la misión de fuego, siendo firme y exigente; sacando fuerzas inimaginables para cuidarme y protegerme...gracias por tu doble función, por agotarte con amor y mantener la misma sonrisa y la mayor belleza.
El tiempo que te falta, es el tiempo que me has dado!

Un abrazo inmenso de amor y luz!





No hay comentarios:

Publicar un comentario