lunes, 30 de julio de 2012

Aprender a mirarse a uno mismo


Ha transcurrido poco más de la mitad del año ya. Han sido días de desafíos y fortalecimientos constantes, he terminado agotada...pero, contenta con todo lo aprendido. Muy feliz de verdad. Tal como lo decía Ludovica: puede ser un año de pérdidas en muchos sentidos, pero de gran avance hacia la sabiduría espiritual.
Mi mejor aprendizaje ha sido aprender a mirarme, a tomar mayor conciencia de las cosas que me afectan positiva o negativamente, pues antes que ver con los demás, con un “otro”, tienen que ver “conmigo”.

Como bien dicen mis maestros y maestras de vida, los que conozco en persona o sólo por la lectura de sus libros, si algo te afecta, si algo no te agrada de los demás, debes mirarte mucho, con calma y amor. Si sientes que alguien es muy frío contigo, seguramente eres frío/fría contigo mismo/a o estás teniendo esa creencia en tu vida que se originó al ver a tus padres en tu infancia. Si alguien te  falló, tal vez es porque tú mismo estás fallando a otros, o a ti mismo/a. Si los hábitos de tus hijos te irritan, de hecho son los tuyos. Cambia y verás cómo cambian ellos y las cosas a tu alrededor.

La única manera de ayudar a cambiar a los demás es empezar por cambiarnos a nosotros. Cambiar los modelos mentales, dejar de echar culpas (a uno y a los demás), pues así desperdiciamos nuestro poder. Somos responsables, pero no culpables. Mantengamos nuestro poder, pues lo necesitamos para hacer los cambios en nuestra vida. Quien se pone de víctima y siempre vive pendiente de un victimario no puede ver el camino de salida a situaciones que lo merman.

Dejemos la queja y vivamos en gratitud. Dejemos  de mirar lo que nos falta y apreciemos de corazón todo lo que tenemos para disfrutar.


Seguimos leyéndonos...me encantará leerte a ti!

1 comentario:

  1. Muy buena frase que has usado , "La única manera de ayudar a cambiar a los demás es empezar por cambiarnos a nosotros"

    ResponderEliminar