lunes, 2 de enero de 2017

¿Te gusta tu vida?

Me gusta la mía desde que desperté, desde que soy más consciente de cómo la vivo y por qué. Pero, claro que hubo tiempos en que no me gustó.

Tenemos la dicha de ser personas en esta época llena de desafíos y transformaciones de la humanidad, pero no siempre sabemos agradecer por esto. Como personas, tenemos la posibilidad de forjar nuestro destino, el que se desarrolla junto al hado y predestinación. Por tanto, no somos seres desprovistos de poder para actuar y transformar, al contrario, tenemos mucho potencial y una gran fuerza interior que no siempre sabemos usar.

Hace poco escuché una charla en la que nos decían que si una persona no está viviendo con plenitud su vida, debía agradecer y reflexionar sobre la situación presente y ver qué hacer para mejorar. En pocas palabras HACER COSAS DIFERENTES y valorar las dificultades que son una oportunidad para movernos hacia los cambios positivos si no nos quedamos estancados en el desánimo y negatividad.

Muchas veces hemos escuchado o leído que si queremos cosas diferentes debemos hacer cosas diferentes, pero ¿realmente estamos cambiando lo que hacemos para lograr la vida que queremos? Los cambios se dan haciendo cosas diferentes, el pasado nos sirvió para aprender y el presente debe reflejar ese aprendizaje para continuar evolucionando; es decir, se trata de APRENDER Y CRECER. 

Te doy algunas ideas para empezar y unos ejemplos sencillos:
1. Identifica tus intenciones, no lo que "tienes que hacer", sino lo que quieres, lo que sientes que va de la mano con quién eres, qué anhelas, qué te hace sentir TÚ.
P.e. "Quiero publicar una revista digital  para compartir mis talentos."
2. Reconoce las razones concretas de tus intenciones. 
P.e. "Porque ya concluí mis estudios de edición e hice ese compromiso."
3. Anota lo que aún no hiciste para lograr lo que deseas materializar.
P.e. "Me pondré en contacto con personas que ya lo hacen, pues hasta ahora lo he intentado solo, leyendo páginas y viendo videos en Internet."
4. Pregunta a tus amigos y familiares, qué cosas creen que aún no has intentado para lograr los cambios que deseas en tu vida. Para esto, hay que desechar el ego y orgullo.

Hay 3 virtudes fundamentales para lograr nuestro cometido: GRATITUD, HUMILDAD Y ACEPTACIÓN DE LA VOLUNTAD DIVINA.

¡Haz de este nuevo año, uno mejor para tu vida!